Septiembre - Octubre 2018 rotary_logo

Publicado el noviembre 12th, 2018 | por macero

0

UNA BUENA DISCUSIÓN ES SALUDABLE

Angel Rivera – Rotary Club Limache

En el curso de una importante discusión, vimos como un amigo rotario, careciente de razón o valido argumento, se levantó enfadado, dio un desagradable discurso y abruptamente abandonó la sede. Seguido escuchamos otra persona que, ansiosa por exhibir su astucia y habilidad filosófica, nos hizo perder tiempo con un largo discurso de muy escasa trascendencia. Quizás nuestro favorito club está lejos de ser la excepción porque es posible que este dañino espectáculo suceda en otros clubes.

La efectividad de una buena discusión depende mucho de la prudencia y madurez de los participantes. Por ello, las discusiones pueden producir consecuencias constructivas o muy destructivas. El “Se puede” “No se puede “Se puede” “No se puede” es un tipo de discusión en la cual pocos queremos participar.

En algunas discusiones lo más apropiado es mantener tu silencio, pues en muchos casos, tu intervención es innecesaria. Hay veces que tu punto de vista es irrelevante o redundante y tu involucramiento solo serviría para malgastar tiempo y echar más combustible al fuego. Si sólo buscas impresionar a tus compañeros o mostrarles tu egocéntrica importancia, mejor mantente fuera de la discusión.

Si entras en una discusión, las siguientes ideas quizás te ayuden a exponer tu opinión en forma razonable y civilizada.

Mantén la calma

Generalmente, la energía y ánimo de tu conversación se transmiten a las otras personas. Cuando te alteras, la gente a tu alrededor responde de similar manera. En cambio, si mantienes tu calma, ellos notarán buenas intenciones y se relajarán.

Aunque te invada la emoción, evita hablar rápido, manten tu dignidad y jamás arremetas de forma inesperada. Proyecta tu punto de vista con claridad, en calmado tono y constante volumen, evitando los sonidos agudos o la voz chillona. De igual forma, cuida tu lenguaje corporal, manteniendo una postura firme que muestre tu calma y capacidad, sin manifestar agresividad. Recuerda que, un ataque verbal puede desatar una devastadora defensa y en casos extremos hasta violencia.

No insultes

Jamás uses lenguaje obsceno o términos ofensivos. Evita, decir algo que otros puedan tomar como insulto. Cuando la gente está enojada tiende a ser más sensible e incluso, un pequeño comentario puede constituir insulto.

Respeta las ideas ajenas

Demuestra que quieres escuchar y respetar la perspectiva de otros. Aunque no estés de acuerdo con lo que digan, recuerda que las otras personas piensan que sus puntos de vista son un tanto o más validos que los tuyos. Considera que tú idea puede estar errónea y recuerda que los demás también saben.

Sé razonable

Habla de forma apropiada y declara tu desacuerdo, pero toma en cuenta que, dependiendo del tema, quizás los demás quieran evitar un indeseable debate. Sin demora, reconoce y admite tus errores. Trata de hacer de tus discusiones las más amigables, efectivas y productivas que sean posibles; de otra manera estarás perdiendo tiempo y cultivando adversarios. El resultado de una discusión puede ser muy diferente al que deseabas, pero a veces es imposible obtener lo que quieres. Con humildad y dignidad, reconoce las ocasiones para ceder o desistir.

Sé civilizado

Evita acaparar la conversación, pues los demás también merecen su oportunidad para contribuir. Generalmente la persona más ruidosa es la que está equivocada. Gritar o interrumpir a otros para hacerte oír es la peor forma de validar tu punto de vista; con ello mostrarías inmadurez y falta de buenos modales. En señal de tu molestia, jamás abandones abruptamente el lugar de la conversación. De marcharte así, indicarías comportamiento infantil y débil personalidad. En todo caso debes demostrar el coraje moral de un adulto civilizado y propiamente culto.

Conoce el tema

Hacerte sonar familiar con el tema que desconoces, puede ser contraproducente. No querrás entrar en una discusión sobre entrenamientos de perros con un experto, cuando apenas pudiste enseñar a tu perro a ir corriendo tras una bola. Presiona tu punto de vista con una idea razonable y apégate a ella sin dejar que otras personas te distraigan o te cambien el tema. Explica tu perspectiva, con la mayor claridad y recuerda que, mientras menos hables mejor te entienden.

Finaliza

Una vez que hayan llegado a una conclusión o un razonable entendimiento del asunto, quizás cada lado podrá partir con una opinión diferente, pero con una actitud amigable. Eso; o quizás las otras personas simplemente te molestaron o tú las enfureciste. Es decir que, la mitad del resultado, depende de tu comportamiento y madurez.

Consejos

  • Mientras menos hables mejor te entienden.
  • Si dejas que la discusión dure demasiado, el argumento tiende a degradarse.
  • Cuando insultas, le haces saber a las otras personas que razonar contigo es imposible, y entrarás a un nivel más agresivo del necesario.
  • Mantén tu voz en un tono y volumen normal.
  • Permite a otras personas hablar y explicar sus puntos de vista sin interrumpirles.
  • Establece límites saludables. Si alguna persona con las que discutes se enoja, o comienza a insultar, ¿será necesario continuar la discusión? Quizás sea mejor terminarla ahí.
  • Si la discusión es con una persona intransigente estarás perdiendo tu tiempo.
  • Generalmente es inútil tratar de convencer a otra persona que se calme, y menos si tú estás alterado. Cuando la otra persona está muy emocionada, generalmente no escucha lo que tú solicitas, así que frases como; “Es grosero de tu parte que me interrumpas sin escuchar, por favor muestra más respeto.” las tomarán como insultos.

 Advertencia

Las discusiones pueden encaminar hostilidades porque, las personas enojadas, tienden a pensar menos y son inconscientes de sus acciones. Cuando la gente está enojada puede reaccionar en formas impredecibles. Si sientes que estás en peligro o la discusión no vale la pena, despídete amigablemente y aléjate. Cuando comiences una discusión, recuerda que, por bien o por mal, habrá consecuencias.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑