Noviembre - Diciembre 2018 Badilla

Publicado el enero 14th, 2019 | por macero

0

Planificar en Relaciones Públicas para construir nuestra Imagen Pública.

ANA MARIA BADILLA PALMA
Presidente
Comité Distrital de Imagen Pública
2017-2020
Distrito 4355

Con toda seguridad, a lo largo de nuestra vida rotaria, hemos escuchado más de una vez los conceptos de ”imagen pública”, “plan estratégico”, “relaciones públicas”, “metas”, etc., Conceptos que de tanto oirlos, casi los pasamos por alto. Esta vez, quiero detenerme en ellos y precisarlo brevemente.

Cuando hablamos de imagen pública estamos hablando de la percepción, generalizada y compartida que los demás tienen de una persona u organización. Y cuando hablamos de relaciones públicas tomaré la definición de La Public Relations Society of America (PRSA) que define las relaciones públicas como los procesos de estrategias de comunicación que construyen mutuas relaciones benéficas entre las organizaciones y sus públicos.

Dicho esto, aplicado a Rotary, debemos entender que el tercer pilar del plan estratégico, nos demanda fortalecer nuestra fama o reputación, mejorar la percepción que el público no rotario tiene de nuestra organización y esto lo haremos mediante estrategias de comunicación planificadas, desde el Comité de Relaciones Públicas del club, en conjunto con los otros Comités.

Así, si en nuestro plan estratégico hemos definido nuestra visión y misión en función de los proyectos de servicio y generación de alianzas con socios estratégicos, nuestra estrategia comunicacional debe destacar al club como un club eficiente y confiable en esa área, con socios altamente calificados; si queremos a alcanzar metas en juventud nuestro enfoque comunicacional deberá ser la de un club dinámico, flexible y que va con los tiempos de las redes sociales, comprometidos y cuidadosos con los jóvenes; si queremos atraer nuevos socios, debemos ser capaces de comunicar las virtudes distintivas que nos hacen elegibles por sobre otra organización, etc.

La lista es larga. Sin embargo, al momento de comunicar, debemos ser veraces y consecuentes: aquello que estamos comunicando debe realmente existir y tener efectivamente las características que decimos que tiene. Apoyémonos también en nuestros valores rotarios para construir esta imagen y buena fama. No podemos “vender” un bonito empaque vacío. Esa situación no es sostenible ni admisible y lejos de fortalecer nuestra imagen pública la dañará malogrando nuestra reputación institucional y el buen nombre de los involucrados. Y a propósito de daño a la imagen pública, no olvidemos el rol fundamental que en este aspecto cumple una adecuada y oportuna estrategia de manejo de crisis.

No se asusten con el “monstruo” de la planificación en relaciones públicas, empecemos con algo pequeño, estableciendo metas anuales en un plan de trabajo. Muchas veces los clubes no se dan ni cuenta que tienen esa planificación ya hecha, solo les falta escribirla. La invitación en esta época es también a revisar los avances y hacer los ajustes que sean necesarios o apurar el paso para alcanzarlas.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑