Mayo - Junio 2019 Luz Bernal

Publicado el julio 22nd, 2019 | por macero

0

Carta Mensual D4320

GOBERNADORA LUZ BERNAL

Estimados compañeros rotarios, ha pasado el tiempo rápidamente y ya me encuentro a un mes de finalizar mi periodo como Gobernadora de este gran Distrito 4320, he vivido experiencias maravillosas, momentos inolvidables y he conocido a gente espectacular. En estos meses he disfrutado del rotarismo en todas sus aristas, me he sorprendido con el inmenso amor por el servicio que tienen algunos rotarios, he conocido la realidad de los clubes, he disfrutado del compañerismo, he visitado lugares maravillosos y, por sobre todo, aprendí que no hay mejor gesto que servir a los demás… Con todo lo vivido en este tiempo me asaltaron varias dudas sobre nuestra vida como rotarios, por ejemplo: porque estamos aquí, porque somos rotarios, que nos impulsó a seguir esta senda y para dar respuestas a estas inquietudes, estoy segura que debemos recordar quienes somos y de dónde venimos…
Alguna vez, fuimos simples y naturales: Juntamos conchitas a la orilla del mar, jugamos a la pelota o las muñecas y reímos con nuestros amigos sin restricciones ni apariencias………..y fuimos quiénes éramos. Después,… todo se complicó, los deberes, las prisas, las escaladas profesionales, los compromisos etc.…
Nos fuimos recubriendo de éxitos y fracasos, y perdimos esa simplicidad: Ese de no esperar nada, ni temer,…..sino que vivir con los otros, sin ser más ni menos que nadie, cuando no importaba si éramos ricos o pobres,…. sino que la aventura que cada día compartíamos. Cuando aún nos sorprendía el canto de los pájaros,….o la luna llena,…el cielo estrellado. Los amigos tenían nombres o sobrenombres,….pero no profesiones, ni estatus;…simplemente era otro ser humano con quien compartir sueños y confidencias,….sin importar de donde venía….o cual era el trabajo de sus padres.
Ese tiempo en que tomamos un camino inspirados por la necesidad de expresar nuestros dones, talentos y el servicio,…sin muchos cálculos, sólo porque sentíamos que por allí seríamos felices. En ese tiempo fuimos de verdad,….y en alguna parte de nuestro corazón vive todavía aquel ser puro que nos mira desde el pasado pidiendo ser escuchado,….pues tiene la clave de todo lo que buscamos afanosamente: Vivir plenos y felices.
Nos hemos contado el cuento de que si nos esforzamos mucho y vivimos esta vida en forma frenética, haremos realidad nuestros sueños….Que equivocados estamos,…lo único que lograremos es aumentar nuestra adrenalina, adictos a la sobreactividad, a las llamadas pérdidas, a los compromisos, al parecer cada vez más jóvenes, para parecer seguros y ganadores….
En el camino perdemos el corazón, la capacidad de amar, de sentir, de vibrar, de sorprendernos,…..de ver al otro y ser solidarios,…no por deber, sino porque lo sentimos en nosotros, porque su dolor y su dificultad son también nuestros. Alguna vez pensamos que la vida era encantada; después nos tragamos el discurso que ésta era una batalla en la que los demás son potenciales competidores o enemigos a quienes hay que ganar, que no es posible ser feliz sin tener más y más dinero, que la felicidad depende de los bienes que acumulemos, del barrio en que vivimos,….y no de lo que realmente somos.
Fuimos perdiendo el camino de la simple humanidad,….cuando nos basta una tarde compartida entre amigos, un paseo por la plaza, un trabajo o actividad al cual se le vea sentido, naturalidad y sensibilidad para ver la belleza en todos los seres,….. Pero no en todos los lugares podemos encontrar eso, cuando pienso donde más podría encontrar un lugar que me llene como persona no encuentro más que esta hermosa institución llamada Rotary, aquí podemos encontrar la clave para retornar a nuestro ser. El servicio es uno de los medios a través de los cuales el alma se manifiesta. Por más sencillo que sea, allí está la impronta personal, el toque que cada uno le da. No es lo mismo algo hecho por compromiso,…que lo hecho con buena voluntad.
Es a través de Rotary… que tenemos la oportunidad de servir.
La vida nos da la oportunidad de hacer un aporte, de dejar una huella, al irnos dejaremos algo, y quizás una de las preguntas más lacerantes de los momentos finales tiene que ver con el aporte, el servicio que dejamos, la impronta, el perfume que quedará con nuestra partida,… A eso vinimos, a dejar huella en este mundo, a aportar nuestros dones, si lo tenemos claro y no lo evadimos,….llegaremos con las manos llenas de las muchas ofrendas que hicimos. Antes de finalizar mis palabras quiero agradecer a mi esposo Luis, a mis hijas Beatriz y Carolina y a sus esposos, por el compromiso y el trabajo realizado junto a mí durante este tiempo, sin su ayuda todo hubiese sido más difícil.
Finalmente, mi familia y yo, queremos darle las gracias a cada uno de los rotarios del distrito 4320 por acompañarnos y ser parte de nuestro que hacer durante este año… y, consecuentemente con lo dicho, esperamos, sinceramente, que nuestro trabajo haya dejado una huella en nuestro largo distrito.

Muchas gracias

LUZ



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑