Actualidad paulo-zanardi

Publicado el mayo 17th, 2018 | por macero

0

Unidos por la salud de madres y bebés

Dieciséis mil niños con edad inferior a cinco años se mueren todos los días. A pesar del índice de mortalidad infantil presentar caídas continuas desde 1990, el mundo no está haciendo todavía lo suficiente para prevenir nuevas muertes. Esa información fue revelada en el lanzamiento del Informe 2015 – Niveles y Tendencias en Mortalidad Infantil, divulgado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, la Organización Mundial de Salud y el Banco Mundial.

Brasil fue uno de los países que consiguió alcanzar el cuarto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, presentando una caída del 73% de muertes. La reducción también fue alcanzada en la esfera regional, sin embargo, el informe apunta que en 32 municipios brasileños el índice de muertes infantiles supera 80 para cada 1.000 niños nacidos. El informe destaca que el gran desafío sigue siendo el periodo del nacimiento. Alrededor del 45% de las muertes infantiles ocurren en el periodo neonatal, que comprende los 28 primeros días de vida. Prematuridad, neumonía, complicaciones durante el trabajo de parto, diarrea, sepsis y malaria son las principales causas de muerte de niños menores de cinco años. Cerca de la mitad se asocian a la desnutrición.

El problema es que, aunque se sepa que tantos niños se mueren por falta de comida, nuestro país es uno de los que más desperdicia alimentos, desde el campo hasta el consumidor final. Según Embrapa, del total de las pérdidas, el 10% ocurre en el campo; el 50%, en el manipulación y transportes; el 30%, en las centrales de abastecimiento y comercialización; y el 10%, en supermercados y junto a los consumidores. No podemos creer que en un mundo tan moderno ocurra todavía eso.

¿Qué pueden hacer su club y usted para impedir esas pérdidas?

Rotary realiza proyectos sostenibles y una de nuestras áreas de enfoqueincentiva el trabajo con las comunidades para apoyar la salud materna, neonatal e infantil.

Suministramos vacunas y antibióticos para bebés, facilitamos el acceso a servicios médicos esenciales y contribuimos para que madres e hijos reciban la asistencia de agentes de la salud bien entrenados. Por medio de programas patrocinados por Rotary, las mujeres aprenden cómo prevenir la transmisión del VIH, a amamantar a sus hijos y a protegerlos y a si propias de enfermedades. Nuestros proyectos capacitan a las comunidades locales para que puedan asumir programas de entrenamiento en el área de la salud pública. Rotary está comprometido con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de ONUque priorizan iniciativas para la reducción de la mortalidad materna y neonatal.

En Brasil, Rotary ya financió varios bancos de leche y entrenó a muchas personas para la práctica correcta de la puericultura. Como se percibe, en el área materno-infantil precisamos estar atentos pues muchas necesidades precisan ser todavía atendidas.

Visité un club que tenía un proyecto muy inteligente y barato. Todos los años, sus asociados, con pasantes de bioquímica, realizan exámenes de heces en las escuelas del municipio. Fijen los resultados obtenidos: el 80% de los niños tenían verminosis, algunas de ellas con más de un tipo de parásita – y los remedios para eso tiene rápido efecto y son eficaces y baratos. Hablamos de niños malnutridos en los que el poco que sus organismos obtenían se estaba robando por la verminosis.

Estoy en Rotary porque podemos hacer la diferencia en la vida de esos niños. Comience ya un proyecto en su club. Los niños le agradecerán un día.

Paulo Augusto Zanardi



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑