Mayo - Junio 2018 hewko, john 05.23.2006

Publicado el julio 9th, 2018 | por macero

0

ROTARY MARCA LA DIFERENCIA

JOHN HEWKO,
MENSAJE ENTREGADO EN LA CONFERENCIA DEL DISTRITO 4355

Hoy quisiera referirme a nuestra identidad como organización: qué significa ser socio de Rotary; qué nos hace únicos y cómo podemos aprovechar esas ventajas incomparables para lograr mucho más aún en nuestro segundo siglo de servicio. Quiero decirles que uno de los privilegios de ejercer el cargo de secretario general ha sido la oportunidad de ver a los rotarios en acción en el mundo entero. Y también debo decirles que cuanto más conozco Rotary, más y más me asombro de nuestra organización y de todas sus obras. Lo que Rotary y ustedes, los socios de Rotary, han logrado en poco más de 100 años es, sencillamente, increíble.

Y es mediante la extraordinaria e incomparable plataforma mundial de Rotary que todos y cada uno de nosotros verdaderamente Marcamos la Diferencia. Para todos los presentes que todavía no son socios de Rotary, esta organización reúne a una red mundial de líderes voluntarios dedicados a hacer de nuestras comunidades un lugar mejor donde vivir. Somos sus vecinos, líderes profesionales, empresariales y comunitarios. Representamos a todas las generaciones y entre nuestros socios hay gente de prácticamente todo origen nacional y étnico, y de todas las creencias y culturas del mundo. Forjamos amistades para toda la vida al formar parte de un club local y a la vez ser parte integrante de la comunidad global de Rotary. Restablecemos la confianza y el sentido de responsabilidad y fiabilidad que se ha perdido ante la desilusión cívica y el aislamiento social. Prevenimos los conflictos en vez de esperar a que ocurran. Ponemos fin a las epidemias antes de que se propaguen. Impartimos educación a las niñas antes de que se las fuerce a desempeñar trabajos degradantes.

Es como dice el enunciado de nuestra visión: “Juntos construimos un mundo donde las personas se unen y toman acción para generar un cambio perdurable en nosotros mismos, en nuestras comunidades y en el mundo entero”. Entonces, ¿qué hace Rotary en la actualidad para hacer realidad dicha visión?

Para comenzar, nuestro programa bandera, para la erradicación mundial de la polio es un claro ejemplo. Rotary tuvo la intrepidez de emprender la erradicación de la poliomielitis en 1985. Y digo “intrepidez” porque no somos una organización gubernamental ni multilateral, pero, aun así, hace tres décadas estábamos convencidos de que nuestra extraordinaria red mundial de socios estaba bien posicionada para liderar una importante campaña de salud pública. Al principio, muchos expertos se mostraban escépticos. No creían que una entidad sin fines de lucro contara con la organización, la influencia y la capacidad de sostener un reto a semejante escala. Sin embargo, pese a las dudas y al escepticismo, en 1988 se formó la Iniciativa Mundial para la Erradicación de la Polio, con la misión de poner fin a dicha enfermedad. A esta sociedad, integrada por Rotary International, la Organización Mundial de la Salud, el UNICEF y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, se unió en épocas más recientes, la Fundación Bill y Melinda Gates.

Nuestros socios tienden puentes entre distintas culturas para que los vacunadores lleguen a todas las comunidades. Convencemos a los padres de que las dos gotas de vacuna son fundamentales para la salud de cada niño. Participamos en jornadas nacionales de vacunación a gran escala. Y, también, sensibilizamos al público y recaudamos fondos para la causa.

A nivel personal, hace varios años, mi esposa, Marga, y yo tuvimos el privilegio de viajar a la India para participar en una jornada nacional de vacunación. Es una experiencia que muchos de ustedes han vivido. En pocos días equipos de voluntarios y trabajadores sanitarios pagos vacunan a decenas de millones de niños. Los vacunadores recorren poblaciones casa por casa, puerta por puerta, y todo lugar donde haya niños. Me encontraba allí, en una barriada pobre en las inmediaciones de Mumbai, en una salita de hormigón sin nada más que una mesa y unas sillas, viendo a las madres que entraban una por una para que vacunásemos a los bebés que llevaban en brazos y en ese momento, tomé verdadera conciencia del poder de la acción colectiva y el impresionante efecto multiplicador que generan miles de personas que dedican su tiempo y energía al servicio de otros seres humanos. Desde el comienzo de la Iniciativa, los casos de polio han disminuido en un 99 por ciento a nivel mundial. Desde el comienzo de la Iniciativa han sido vacunados más de dos mil millones de niños en 122 países, y la polio está a punto de convertirse en la segunda enfermedad humana eliminada de la faz de la tierra después de la viruela. En lo que va de este año hasta la fecha solo han sido detectados ocho casos de poliovirus salvaje únicamente en dos países: Afganistán y Pakistán.

La erradicación de la polio ha sido nuestro programa bandera durante las últimas tres décadas, aunque la prevención de enfermedades es tan solo una de las seis áreas de interés de Rotary. Asimismo, canalizamos nuestros recursos internacionales para fomentar la paz, aliviar la pobreza, suministrar agua salubre y saneamiento, apoyar la educación y promover el desarrollo de las economías locales. Además de estas áreas de interés, el presidente Ian ha señalado varias prioridades para garantizar que nuestro segundo siglo de servicio sea tan transformador como el siglo anterior. Primero, ha convocado a los clubes a que atraigan más mujeres y socios jóvenes a Rotary.

Segundo, el presidente está convencido de que un elemento esencial que conecta nuestras áreas de interés es la sostenibilidad. Desde luego que la erradicación de la poliomielitis es el mejor ejemplo de servicio sostenible que tenemos, puesto que reportará beneficios permanentes a escala mundial mientras haya seres humanos que habiten la Tierra. Es por eso que procuraremos emular el éxito de nuestra coalición para erradicar la polio y forjar nuevas alianzas a fin de abordar otros problemas para cuya resolución haga falta intervención humanitaria.

Y, tercero, el presidente Ian desea poner de relieve la necesidad de concentrarnos en la sostenibilidad de nuestro planeta.

Estas tres prioridades reflejan, precisamente, algunos de los problemas más urgentes de nuestro tiempo.

Comencemos por la situación de la mujer y la juventud. A nivel mundial, el Foro Económico Mundial ha identificado la continua carga que significan la desigualdad económica y la brecha en cuanto a oportunidades económicas que afectan a las mujeres de todo el mundo. Según estudios realizados por dicho foro, al paso que vamos, la brecha entre hombres y mujeres en el ámbito mundial no terminará de cerrarse hasta 2186, y eso es demasiado tiempo.

En América Latina, las Naciones Unidas indican que entre 2002 y 2013, 60 millones de personas fueron rescatadas de la pobreza. Sin embargo, puesto que ha concluido el boom de las materias primas, el índice de pobreza volvió a ascender, de 28,2% en 2012 a 29,2% en 2015. Asimismo, un gran sector de la población no se ha visto beneficiado por la ampliación de los programas sociales registrada durante la última década.

América Latina se enfrenta a elevados y crecientes índices de desempleo juvenil, tal es así que uno de cada cinco jóvenes no trabaja ni estudia. Según el Banco de Desarrollo de América Latina, solo 50,3% de las mujeres de la región participa en actividades económicas. Numerosos obstáculos dificultan el crecimiento de los emprendimientos, sobre todo para los desempleados, como el acceso limitado a las finanzas y la formación para emprendedores, el elevado costo de los negocios y las barreras regulatorias para ingresar al mercado o iniciar una nueva empresa. Incluso en naciones con elevado porcentaje de emprendimientos femeninos, como aquí en Chile, en Ecuador o en Brasil, es mucho más probable que las mujeres consigan préstamos de amigos y familiares que de bancos u otras instituciones financieras.

En Rotary, estamos convencidos de que la responsabilidad y la fiabilidad a nivel local es un factor primordial para potenciar a los nuevos emprendedores a fin de que formen y amplíen sus negocios. Por tanto, impartir capacitación en gestión empresarial para utilizar el capital existente debe ser un asunto tan prioritario como mejorar el acceso a las oportunidades financieras. Y los clubes rotarios actúan en base a este principio.

Un proyecto de microcrédito en la Provincia de Esmeraldas, Ecuador, recurre a la metodología de préstamos grupales para garantizar el crecimiento sostenible de los emprendimientos. Los prestatarios se organizan en grupos de crédito y entre ellos se garantizan mutuamente los préstamos. Con funcionarios de crédito que trabajan a nivel local, los beneficiarios –en gran medida mujeres y jóvenes pobres– se sienten más confiados al emprender pequeños negocios y es más probable que devuelvan el dinero que se les presta. A los beneficiarios se les imparte, además, formación vocacional, empresarial y para el desarrollo personal a cargo de Rotary, otras organizaciones no gubernamentales y una entidad gubernamental. En el marco de un proyecto de microcrédito similar en Colombia, los beneficiarios devolvieron el 100% del dinero prestado, en la segunda fase del proyecto.

O sea que, además de tomar acción para involucrar a más mujeres y jóvenes en Rotary, les brindamos apoyo como nuevos emprendedores, cuyas innovaciones ayudarán a cerrar la brecha entre los géneros, lo cual podría añadir doce billones de dólares estadounidenses al producto interior bruto mundial para 2025.

Ahora, permítanme situar en su debido contexto otra de áreas de especial interés del presidente Ian: la sostenibilidad, en nuestro trabajo y en nuestro planeta. Como les indiqué al comienzo, nuestro programa para la erradicación de la polio un ejemplo perfecto de servicio sostenible ya que no solo reportará beneficios a largo plazo, sino permanentes en todo el mundo. Debemos utilizar dicho programa como modelo para el servicio que prestamos en otras áreas, en cuanto a identificar una meta clara y mensurable, y en cuanto a formar alianzas efectivas para maximizar nuestro impacto. La necesidad de este tipo de servicio sostenible es cada vez más evidente, especialmente cuando los gobiernos por sí solos no pueden aportar ni el capital ni la capacidad de pensamiento a largo plazo que se requieren para alcanzar un cambio sistémico.

Por último, el presidente Ian nos urge a pensar en la sostenibilidad de nuestro planeta. Es evidente que el cambio climático es una amenaza para todos. Han aumentado los riesgos de fenómenos meteorológicos extremos y también ha aumentado el impacto social, político y económico de tales fenómenos. Tomemos el ejemplo de Siria, donde las penurias económicas y el descontento social ocasionado por una grave sequía, desencadenó un conflicto devastador.

La sostenibilidad ambiental debe formar parte de todo buen proyecto de servicio. Asimismo, el presidente Ian nos ha pedido que este año rotario plantemos árboles, sencillamente, para demostrar nuestro compromiso con la protección del medio ambiente. Me complace anunciar que ya hemos superado la meta de un millón doscientos mil árboles, un nuevo árbol por cada rotario.

Espero que las anteriores aclaraciones y ejemplos ubiquen en su debido contexto la visión del presidente Ian para el avance de las actividades de Rotary relacionadas con la mujer y la juventud, y el servicio sostenible.

Pero hay otro aspecto de la sostenibilidad que aún no hemos mencionado. Se trata de la manera en que pensamos sobre nuestra labor en Rotary y su impacto para hacer del mundo un lugar más próspero y equitativo. Ahora disponemos de nuevas herramientas para medir e implementar nuestras intervenciones a largo plazo para la construcción de sociedades más pacíficas.

Una de dichas herramientas, el Índice de Paz Global, preparado por uno de los aliados más recientes de Rotary: el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), señala que podemos construir las condiciones óptimas para la paz por medio de intervenciones concretas. El IEP es el primer think tank o laboratorio de ideas del mundo dedicado al desarrollo de mediciones para el análisis de la paz y la cuantificación de su valor económico. El Instituto realiza esta labor mediante el desarrollo de índices nacionales y globales, el cálculo del costo económico de la violencia, el análisis del riesgo país y la comprensión de la paz positiva. Y a su vez la paz positiva sirve para identificar las características e intervenciones clave que propician la construcción de países más pacíficos.

Para resumir, las nuevas investigaciones indican que existen factores concretos y cuantificables que impulsan y refuerzan la paz en el marco de la sociedad. Entre tales factores se cuentan la distribución equitativa de recursos, un entorno empresarial sólido, bajos niveles de corrupción, buenas relaciones con los vecinos y aceptación de los derechos de los demás. Además del fomento de la paz y la resolución de conflictos, la labor que realizamos en Rotary en las áreas de agua y saneamiento, prevención y tratamiento de enfermedades, salud materno-infantil, desarrollo económico e integral de la comunidad y la alfabetización y educación básica, se relaciona con el avance de las condiciones ideales para la construcción de sociedades pacíficas.

De manera que cuando cada uno de ustedes, en calidad de rotario, toma parte en un proyecto de suministro de agua, también cumple funciones de pacificador. Cuando un rotario presta servicio como mentor de un estudiante, también promueve la causa de la paz. La mayor parte de nuestro trabajo en las seis áreas de interés aporta elementos para sentar las bases de sociedades pacíficas. En otras palabras, todos los aquí presentes somos diplomáticos, embajadores de la paz y pacificadores no oficiales.

Todos somos responsables de la pacificación y podemos trabajar para la paz en el marco de nuestros programas y proyectos de Rotary. Por tal motivo es importante que participemos en los eventos que influyen decisivamente en nuestro sustento y las vidas de otros seres humanos.

Entonces, disfruten la Conferencia, aporten sus mejores ideas, forjen alianzas que logren un impacto positivo y sepan que, con todo el talento y los recursos que tenemos a nuestra disposición, podemos trabajar para la construcción de un mundo más pacífico.

Muchas gracias.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑