Julio - Agosto 2018 rotary_logo

Publicado el septiembre 24th, 2018 | por macero

0

El ingreso de la mujer a Rotary……ya no es tema.

Las mujeres han aportado decisivamente en la recuperación de los derechos democráticos. Han luchado por ganarse un puesto y por ser reconocidas por sus capacidades en todos los ámbitos de la sociedad. Esta situación también ha repercutido en Rotary, donde ya el ingreso de la mujer no es tema. Sin embargo – y hay que decirlo – aún hay clubes que se han resistido a la incorporación de damas.
Para muestra, he aquí el botón. Días pasados estuve de visita en un club donde dos o tres socios de edad avanzada – que no es excusa – no estaban de acuerdo con el ingreso de mujeres a su club. Me pareció – y perdón por el símil – estar viendo un capítulo de la teleserie “El Sultán” que me hizo recordar el tiempo “cuando las culebras andaban paradas” – como decían mis abuelos – en que el machismo era horroroso.
¿Por qué negarse a tener una o varias flores en la mesa rotaria, aun cuando ya las tienen en el jardín de su club?: El Comité de Damas. Pero cuidado, he usado este símil como una gentileza hacia nuestras rotarias, pero no vayamos a confundirnos. Las damas rotarias compartiendo la mesa – y tal como lo demuestran en los Clubes – no son adorno: son ideas, proyectos, acción….
Salgo de lo literario y voy a la sabiduría que se comprueba en el día a día.
Existen siete leyes del Universo. Muchos las conocemos y las aplicamos. Una de ellas, es la Ley de Género… En todo emprendimiento, en toda empresa, en toda institución u organización, hay que tratar de contar con un número semejante de mujeres. Ello es una garantía que la acción será productiva y las metas serán logradas en menor tiempo y con menor esfuerzo.
Y nosotros, hombres, sabemos que existe una población femenina fuera de serie. Ellas son capaces de dirigir una empresa, tomar decisiones, legislar, analizar, negociar, educar a sus hijos, ir al mercado, cocinar, limpiar la casa, lavar la ropa, acomodar, y hacer todas las labores del hogar. En un solo decir: Administrar la casa, y esto conlleva también, mantener y acrecentar la relación amorosa de todos y con todos en el hogar. Y …un detalle no menor: Ellas hacer todo esto sobre tacones de 15 cms. y sin perder el hecho de estar 100% fashion. ¿Qué esperan para compartir con ellas la mesa rotaria y así potenciar la visión y la acción de nuestro quehacer en beneficio de los demás?
Esto me lleva a pensar que realmente hemos envejecido. Y no hablo de la físico, del espíritu rotario.
Una paradoja. Las mujeres cumplen un rol importante en la familia que es el pilar fundamental de la sociedad, y son consideradas como “el sexo débil”. Débil, ¿por qué?, si ellas son una bella realidad, atentas, inteligentes, emprendedoras y capaces. He podido apreciar personalmente en varios clubes su espíritu de servicio envidiable y su quehacer efectivo incansable.
Insisto. Hay varios clubes en los cuales su Comité de Damas – me atrevo a decirlo con conocimiento de causa – muestran más protagonismo que el mismo club al cual pertenecen.
Amigos rotarios, abramos los ojos y el corazón y atendamos lo que dice Cynthia Enloe intelectual feminista, en su artículo “Bananas, playas y bases militares” refiriéndose a sus compañeras de género: ……aunque a veces seamos invisibles en la historia somos parte de ella…
Sin desmerecer a los hombres – la Ley de Género es clara – es una espina clavada en los hombres de mente y corazón bien puestos para darnos cuenta del loable esfuerzo que hacen las mujeres cercanas a nosotros y las de todo el mundo – por lograr ganar su espacio, ser reconocidas por su capacidad, ser valoradas y respetadas primero que nada como personas y también en su dimensión de trabajadoras útiles a la sociedad, demostrando día a día que los quehaceres considerados privativos de los varones, de verdad no existen.

EGD Luis San Martín Olmedo



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Subir ↑